Espacios Espacios Espacios Espacios

23 may. 2017

[Reseña] No es lo que parece



Haces unos días publiqué la reseña de la primera parte de esta bilogía (la podéis leer aquí) y, aunque no me terminaron de convencer algunas cosas si que me quedo la suficiente curiosidad para leer esta continuación y conocer a los nuevos personajes y su historia. Además, una de las cosas que me había gustado de En la puerta de al lado fue la forma de escribir de la autora así que me animé a leerla de nuevo. Ahora que lo he acabado he terminado con la misma sensación que antes o peor.

No es lo que parece nos cuenta, en esta ocasión, la historia de Tim, un chico perdido en la vida por las drogas y el alcohol, pero su objetivo es rehacerse para ser alguien mejor y merecedor de Alice, una de las hijas de los Garrets. Alice, por su parte, está más preocupada por los problemas que están pasando dentro de su familia que por los chicos, aunque, que Tim esté siempre ahí para ayudarla en lo que sea y, además, la reconforte en más de una ocasión hace que lo vea con otros ojos. Sin embargo, a la vida de Tim llegará un imprevisto que lo pondrá todo del revés y hará que la confianza sea el elemento principal de su "relación" con Alice si quiere que todo salga bien. 


—¡Alice! —Grita Andy desesperada—. Ya sabía yo que esto no me iba a quedar bien.  —Se asoma por la puerta con un vestido que le he prestado cuyo delantero le queda grande—. ¿Cuándo dejaré el club de las tetas diminutas? A ti  te crecieron antes de cumplir los trece. —Parece molesta, como si yo gastara la talla de pecho más grande de la familia y fuera la última disponible.
—¿El club de las tetas diminutas. —Duff se echa a reír—. ¿Y quiénes son los socios? Seguro que Joel y Tim.


Me animé a leer este libro porque, como dije en la reseña de su primera parte, una de las cosas que más me gustaron (a pesar de sus fallos) fue la forma que tenía de escribir la autora. Y con esto en mente le di otra oportunidad a esta historia para ver si esta mejoraba con respecto a la anterior. Además, tenía el aliciente de que la pareja del primer libro aparecería como personajes secundarios y quería reencontrarme con ellos. Sin embargo, me ha vuelto a pasar lo mismo que antes. La pluma de la autora ha vuelto a cautivarme de una manera muy adictiva pero la historia sigue teniendo los mismos fallos que la anterior, lo que me ha hecho disfrutarla mucho menos. A esto le añadimos que la pareja de este libro no ha llegado a convencerme y a los protagonista había veces que no los comprendían en absoluto, como si la autora le hiciera hacer cosas que luego no sabía explicar porque lo hacen, lo que me ha llegado a confundir mucho. Luego, a diferencia del otro libro, este está contado desde la perspectiva de ambos personajes los que nos deja la ocasión de poder conocerlos a ambos y adentrarnos en sus pensamientos en todo momento.

Ahora les toca el turno a los personajes:
Tim, el chico de la novela, es una bala perdida que no hace con su vida más que beber y drogarse. Es la vergüenza de la familia y por ellos su padre le da un ultimátum en el que o cambia radicalmente o se queda sin los ingresos que está recibiendo. Esto hace que Tim habrá un poco los ojos, además de que se cruce con Alice, de quien queda prendado desde el primer momento. Por ella quiere ser una mejor persona y empieza dejar de beber y las drogas, además de trabajar en la ferretería de los Garrets. Este personaje ha sido de lo único que ha vuelto a enamorarme de esta historia ya que me ha parecido muy dulce y con un trasfondo muy bueno. Ya me quedé con muchas ganas de conocer a este personaje en su primera parte y poder leerlo ha sido toda una sorpresa porque el desarrollo que tiene es impresionante ya que la evolución que se va produciendo a lo largo de las páginas es muy evidente. Y, también, para la edad que tiene me ha parecido muy maduro por todos los pasos que dan con los problemas que se le van presentando. 
Y luego tenemos a Alice, la otra protagonista de la historia, que estudia enfermería e idolatra a toda su familia. Para ella, los Garrets son lo primero y más ahora, después de un grave problema que ha pasado y que la ha dejado a cargo de todos sus hermanos. No quiere involucrarse con ningún hombre que la aleje de su poder de controlar todo lo que pasa a su alrededor y que todo salga según lo que ella a previsto, pero ella no contaba con la insistencia de Tim y puede que sus muros caigan. Este personaje, al contrario que Tim, no me ha convencido en absoluto. Todos los pasos que iba dando a lo largo de la novela, para mí, no tenían ni pies ni cabeza y no hacía más que avanzar para luego retroceder el doble. No me he sentido identificada en ningún momento con ella y me esperaba mucho más. Además, me ha parecido bastante plano y sin una historia de fondo que la respaldara para poder justificar ciertas cosas.



Se acerca un poco más a mí. Huele a lo que siempre he pensado que olería Hawái: fresco y dulce, a tierra, sol y mar, todo mezclado. Un olor cálido.


El libro no es que sea corto precisamente pero en este caso sí que no me ha parecido pesado desde el principio ya que la trama te atrapa desde el primer momento gracias a un giro que tiene que hace que lo cambie todo y muchas de las cosas tengan que replantearse. La historia tiene muchas cosas que mejorar, más de las que me gustaría porque la idea es buena, pero la autora no ha sabido sobrellevarla y la pareja principal tiene muchos huecos y pasos hacia delante y hacia atrás que no me he llegado a creer y que al ocupar toda la historia hacen que esta decaiga más de lo necesario. Hay partes que si me han llegado a gustar pero me pesan más los otros momentos. Y la autora tiene otro libro a parte de esta bilogía y por ahora no creo que lo lea porque estoy saturada de su tipo de historias pero en un futuro puede que le de otra oportunidad por si ha mejorado.

Y por último, el final de la novela, en líneas generales, me ha parecido una buena forma de terminar esta historia pero tampoco es que me haya entusiasmado y enternecido. Para mi gusto me han faltado algunos detalles que hubieran terminado de cerrar la trama de una forma mucho mejor y que hubiera sido bueno para terminar con otras sensaciones.

En definitiva, No es lo que parece es una novela de la que esperaba una mejora con respecto a su primera parte pero me he encontrado con los mismos fallos, una pareja mucho más floja y ciertas cosas que la autora no ha sabido desarrollar que no me han convencido. Realmente, no la recomiendo demasiado si la primera parte no te gustó o no la disfrutaste lo suficiente.


¿Habéis leído estos libros? ¿Y a la autora? 😊
¡Dejadme un comentario y os leo! 💕💕

19 may. 2017

[Reseña] Desayuno en Júpiter



Todo lo que he podido leer acerca de las novelas de Andrea Tomé era bueno y sus historias gustaban a mucha gente por lo que cuando tuve la oportunidad de que la editorial me mandara su nuevo libro, de género LGTB, no pude resistirme a leerlo y descubrir a esta autora. Además, nunca había leído ni a la autora ni al género así que le tenía muchas ganas y curiosidad. 

Desayuno en Júpiter nos cuenta la historia de Ofelia y Amoke, dos chicas que no tienen nada que ver la una con la otra hasta que el destino hace que entre en sus vidas Virginia Wonnacott, una famosa escritora que ya ve como se le agotan sus días pero tiene algo aun que contar. Ambas comenzarán a trabajar para esta mujer, y, además, compartirán viajes de tranvía para poder reflexionar, crear historias y conocerse. Gracias a todo esto empezará a darse cuenta de que no son tan distinta la una de la otra y que estar juntas supone poder olvidarse de los problemas familiares que tienen por un tiempo. Entre ellas comenzará a crearse una relación de amistad de lo más especial que se irá convirtiendo en algo mucho más íntimo y todo mientras descubren la historia oculta de la escritora.


Pienso en que me gustaría besarla y en que la constelación de Orión está reflejada en su mejilla izquierda como un tatuaje blanco. Y pienso que, si yo huelo como una señorita de Avon, ella huele a sueño y a bosque y a medianoche y a mermelada de arándanos y al latte de caramelo del Café Milano.


Dentro de esta novela he podido descubrir una historia más profunda de lo que yo ya sabía que me iba a encontrar y esto me ha sorprendido muchísimo porque no me lo esperaba y me he visto disfrutando demasiado de todo lo que Andrea Tomé ha escrito en Desayuno en Júpiter. Con ella he podido pensar y reflexionar en muchos momentos y sobre temas que estaban ahí, dentro de mí, pero que no he tenido en cuenta hasta leerlos por escrito y darme cuenta de que eran reales. Su forma de escribir ha sido todo un soplo de aire fresco que me ha hecho distanciarme de lo que estoy leyendo normalmente y que, prácticamente, se asemejan en casi todo. Esta novela es especial y única como ella sola, por eso puede que la haya cogido con tantas ansias. La historia está contada desde el punto de vista de ambos personajes principales, Ofelia y Amoke, lo que permite conocer la historia desde ambas perspectivas y poder ver cómo van digiriendo cada una de ellas los sentimientos que se van creando entre ellas. Y lo mejor de todo es lo difícil que es elegir entre una de ellas dos como favorita ya que cada una se ha llevado un pedacito de mi corazón por distintas cosas.

Ahora vamos con los personajes, el punto fuerte.
Empecemos con Ofelia, la chica que colabora con la ONG Hiraeth, donde su función es hacer compañía a aquellas personas que están en sus últimos momentos para que no mueran solas. Cuando le presentan a su próximo paciente y resulta ser Virginia Wonnacott no puede creérselo. Ofelia lleva leyendo las historias de esta escritora desde hace mucho tiempo y la admira mucho. Este personaje llama muchísimo la atención desde el principio, sobre todo, por su personalidad arrolladora y desbordante. Es de este tipo de personas que siempre tiene una sonrisa en la cara y no es capaz de estar mucho tiempo sin algo que decir o comentar. Sin embargo, este tipo de carácter no siempre es algo positivo, aunque lo parezca. Ofelia es, en algunos momentos difícil de comprender y agotadora para los demás. Todo este conjunto de cosas que componen al personaje es lo que ha hecho que me gustara tanto, ya que es pura vida por fuera pero pura complejidad por dentro. La evolución que tiene es apabullante y ha sido todo un descubrimiento.
Y luego tenemos a Amoke, quien también colaboraba con esta misma ONG y que, además, su último paciente antes de dejarlo por problemas personales fue la escritora que tanto idolatra Ofelia. Cuando ella ve que es Ofelia quien se va a encargar de ella no duda en preguntar cómo está de salud la mujer. Este personaje podemos decir que es la otra cara de la moneda de Ofelia, ya que su personalidad es totalmente lo contrario a ella, así que podremos ver lo bien que se complementan. Amoke es mucho más callada y racional. Hace las cosas a su debido tiempo y se deja la vida cuidando de su familia, estudiando y haciendo todo lo que puede. Al conocerla nos podemos dar cuenta de que tiene la misma complejidad que la otra por dentro, sin embargo, todo su exterior rebosa vulnerabilidad tanto al dolor como al rechazo. De este personaje me quedo las veces que me he sentido identificada con ella por lo cerrada que es a sí misma y lo que le cuesta abrirse para no salir dañada y que todo se salga de su control. 


Que sé cómo es esa sensación cuando encuentras una chispa en otra persona y luego no puedes dejar de buscarla en todas las demás.


El libro cuenta con sus casi cuatrocientas cincuenta páginas y no os voy a mentir al decir que es una lectura ligera porque no lo es, en absoluto. A mí en concreto me costó bastante meterme en la historia porque veía que todo avanzaba de forma muy lenta y a pasos cortos. Sin embargo, cuando todo avanza y empiezas a ver que todo empieza a juntarse y tomar sentido se lee de forma muy ligera y rápida, que ni siquiera te das cuenta de las páginas que pasas. Además ayuda muchísimo que los capítulos sean cortos y no se hagan pesados en ese sentido, ya que normalmente me cuesta mucho aguantar capítulos muy largos. Y luego, en un primer momento, al no haber leído nada de este género nunca, se me hacía raro no tener un personaje masculino de por medio pero a medida que iba conociendo la historia de Ofelia y Amoke me iba enamorando de ellas y va a ser una pareja de la que va a ser imposible olvidarse. Todo entre ellas nace de forma tan gradual, a fuego lento pero incluyéndole miedos, obstáculos, inseguridades... que se vuelve tan real y bonito. 

Y por último, tenemos el final. En los primeros capítulos que leí me di cuenta de que Andrea Tomé tiene una forma de escribir historias muy especial y única así que me esperaba lo mismo del final, y así ha sido. Todo ha sido el broche perfecto para esta historia y no podría haberme gustado más.

En definitiva, Desayuno en Júpiter es una novela que quise leer para probar el género y aunque, de primeras, me costó meterme en la historia porque no estaba acostumbrada luego me fui enamorando de cada uno de los elementos que tiene este libro. La historia de Ofelia y Amoke, de ellas, de la forma tan única que tiene la autora de escribir...


¿Habéis leído a Andrea Tomé? ¿Os llama esta novela? 😄
¡Dejadme un comentario y os leo! 💖💖