Espacios Espacios Espacios Espacios

24 jun. 2017

[Reseña] Contigo en el mundo



Al parecer, Sara Ballarín ya había escrito una novela anteior a esta que, además, ha tenido mucho éxito. Yo, en cambio, ni siquiera conocía a la autora pero fue leer la sinopsis de este libro y querer leerlo sí o sí. Tiene todo lo que me llama la atención en una novela y aunque no ha sido la gran maravilla sí que ha tenido muchas cosas que me han gustado y que han hecho que disfrutara mucho más de esta historia.

Contigo en el mundo nos cuenta la historia de Vega, la cual no está contenta ni conforme con la vida que lleva por lo que decide dejar a su actual novio y mudarse de  la ciudad en la que vive para cambiar de aires y renovarse. Tendrá que adaptarse a muchos cambios, como dejar atrás a su mejor amiga y sobrellevar una clase de niños por trabajar como profesora de violín. Sin embargo, no todo son cosas negativas ya que Vega conocerá a los hermanos Morel, más concretamente a Mario, el dueño de una librería con barco propio que sueña con hacer un gran viaje en solitario. La atracción entre ellos es innegable pero además empezarán a aparecer sentimientos entre uno de ellos no está acostumbrado a tener. Vega y Mario tendrán que aprender a estar juntos y a aprovechar el tiempo. 


Y me parecía fatal que hubiera que añadir la frase típica de "está mal que yo lo diga". No, no estaba mal que yo lo dijera. Es genial ese "me gusto a mí misma". Joder, eso es motivo de celebración, no de sentirse avergonzada o de pensar que estás siendo pretenciosa (...).


No tenía ni idea de qué podía encontrarme dentro de este libro cuando comencé a leerlo. Sólo sabía que la portada me gustaba y que por la sinopsis era un libro de los que más leo y disfruto leyendo. Pues bien, me he encontrado con varias cosas que me han gustado y una de ellas es la prosa de Sara Ballarín. Esta autora, a la hora de escribir, no tiene pelos en la lengua y me encanta. Es muy directa, coloquial y amena,, es decir, todo lo que tenga que contar está escrito y sin extenderse en cosas sin importancia que alarguen. No se te hace nada pesado leer esta historia y se pasa en un suspiro, lo que es un punto muy a favor para mí ahora mismo, con la época de exámenes, ya que busco novelas con las que pasármelo bien y desconectar un ratito. Y con esta lo he conseguido completamente. También me ha gustado mucho el trasfondo de la novela, los mensajes que da me parecen muy buenos para poder reflexionar contigo misma sobre la falta que hace de pasar tiempo con nosotros mismo, queriéndonos, y nunca olvidar a quienes tenemos a nuestro alrededor, cuidando de nosotros. Y luego, está narrado desde el punto de vista de Vega, en primera persona, por lo que vamos a poder ir conociendo esta historia a través de ella, con sus sentimientos de por medio. 

Vayamos ahora con los personajes:
Vega, nuestra protagonista, que siente que la vida que tiene no la está viviendo como a ella le gustaría. Tiene aspectos en ella que quiere cambiar por lo que decide cortar con su novio y mudarse de ciudad para empezar de cero. Allí vivirá nuevos aires, conocerá personas nuevas, afianzará la gran amistad que tiene con su mejor amiga y se conocerá mucho más a sí misma. Este personaje me ha sorprendido mucho, sobre todo, por todo lo que me he podido identificar con ella en ciertos aspectos. Además, tiene una personalidad muy alegre y positiva pero también vulnerable y desconfiada que la hace todavía más real. Su actitud es muy fuerte y a lo largo de la novela iremos viendo cómo va evolucionando y pasando por diferentes momentos. A ella se la puede conocer mucho más a fondo ya que narra la historia y poder leer su punto de vista ha sido maravilloso porque  ha habido partes en las que me lo he pasado muy bien, riendo, y otras en las que he reflexionado con ella y he sintiendo con ella. Sin duda, un personaje muy bueno.
Y luego tenemos a Mario, que es dueño de una librería en la ciudad a la que Vega se muda. Además, tiene su propio barco con el que le gusta navegar y con el que piensa hacer un viaje de seis meses en solitario. Este personaje es de este tipo de personajes con el que vas cambiando la percepción de él conforme van pasando las páginas. Conocerlo ha sido una montaña rusa en el sentido de que en un momento podía amarlo y en otro odiarlo por su actitud. En algún que otro momento tiene una personalidad muy detallista y atenta pero en otras se comporta como si fuera un niño pequeño, pensando sólo en sí mismo. Me ha llegado a gustar por todo lo que él mismo conlleva en la historia y todo lo que le aporta a esta ya que la trama da ciertos pasos y ocurren ciertas cosas gracias a él.


Me miras como se mira a las cosas que importan y tienen significado.


La novela tiene una extensión que, aunque parezca mucho más densa, no lo es. Es muy ligera y fresca. Ideal, en mi opinión, para estas fechas de verano, sobre todo, por la ambientación de la historia. Si leyéramos este libro en invierno querríamos con muchas ganas que llegase el calor y las ganas de pisar la playa o ver el mar. La relación entre ambos personajes es muy buena y me ha llegado a gustar mucho. Se va desarrollando poco a poco, con sus tira y afloja y con sus dificultades, pero sin dramas añadidos que ahora parece que toda historia tiene que tener mucho dramatismo detrás. Ésta en concreto sufre sus cosas pero la autora las ha sabido sobrellevar de una manera que me ha parecido perfecta. Es más, me ha parecido muy real y es de lo que más me ha gustado de la novela.

Y por último, el final, aunque es predecible, si que ha tenido su desarrollo que me ha gustado y la forma con la que llegamos al desenlace es bastante acertada para esta historia así que, en general, a mí me ha gustado y me ha dejado con un buen sabor de boca. Además, de querer leer más libros de esta autora.

En definitiva, Contigo en el mundo fue una novela que comencé sin apenas saber nada de ella y que he acabado disfrutando mucho gracias a la prosa de la autora, tan divertida y coloquial, a lo fresca y amena que es la trama y a unos personajes que tienen una gran evolución. Lectura muy recomendada para este verano.


¿La habéis leído? ¿Os la leeríais? 😃😃
¡Dejadme un comentario! Siempre os leo 💕 

20 jun. 2017

[Reseña] Hasta que el viento te devuelva la sonrisa



Hacía mucho pero que mucho tiempo que un libro no se llevaba la máxima puntuación en mi blog y tengo que decir que este se merece todas y cada una de las palabras que voy a escribrir sobre él, aunque sé seguro que muchas se quedarán por el camino porque son muy difíciles de plasmar. Hasta que el viento te devuelva la sonrisa ha sido el premio La Caixa de este año y, ahora, después de leerlo entiendo a la perfección porque se lo ha llevado. 

Esta novela nos cuenta la historia de April, la chica reina del baile a quien de un momento a otro, sin esperarlo, le ha cambiado la vida al completo y todo por un simple accidente. Ella misma no ha vuelto a ser lo que era desde entonces y se siente rota por dentro, sin ser capaz de recomponerse y ser feliz. Sin embargo, hay alguien a quien no ve desde hace mucho y que ahora ha vuelto para quedarse un tiempo. Sebastian está igual de roto por dentro que ella pero por motivos diferentes. Ambos se irán dando cuenta de que dos almas así de dañadas pueden arreglarse entre ellos pero lo que no saben es todo el camino que les espera por delante para conseguirlo, como enfrentarse a verdades que duelen y tener que revivir un pasado del que no se está orgulloso.


—He vivido tantas desgracias que no me compadezco de nadie. Ni siquiera de mí mismo. —Sonrió con amargura—. Así que sí, me necesitarás para volver a sentirte normal.
—¿Por qué lo harías?
—¿De qué sirven que dos almas torturadas se encuentren si no es para apoyarse?


La cita que tenéis justo encima de este párrafo fue la primera que me impactó de la historia cuando la leía (incluso la tuiteé). Ya había marcado alguna que otra escena antes con mis postits pero esa fue la primera que me removió por dentro y fue como un aviso (o presentimientos) de lo que me iba a encontrar a lo largo de las páginas. No tengo muy claro lo que va a salir de esto porque tengo tanto que decir que puede que me haga un lío y al final no acabe diciendo nada pero bueno, yo voy a intentarlo lo mejor que pueda.

Por la sinopsis, esta historia puede parecer ser una como otra cualquiera en la que se sabe sin ni siquiera haber empezado el libro como va a ir transcurriendo todo. Bien, pues esto mismo me pasó a mí y no sabéis lo que me gustó darme con un canto en los dientes y descubrir que esta historia está a años luz de ser una más. Si vais a leerla os advierto de que estéis preparados para la avalancha de sentimientos que vais a tener mientras pasáis las páginas porque sí, Alexandra Roma tiene esa capacidad de coger tus sentimientos y cambiarlos a su antojo en el más mínimo descuido, y me encanta porque significa que la historia está viva y que los personajes son algo más que un reflejo en el papel. Sin duda alguna, lo que me ha enamorado por encima de cualquier otra cosa (porque me han enamorado muuuuchas cosas) ha sido la prosa de la autora. Quiero decir, nunca, en la vida, había tenido la oportunidad de encontrarme con una forma de escribir tan especial, tan única y que tan sólo con una frase sea capaz de trasmitir tanto, y con esto que os estoy diciendo me quedo corta. Puedo aseguraros que tengo marcadas páginas enteras porque no se salva ni una maldita coma, en serio. Y esto, señoras y señores, es un don.

Algo que me costó trabajo llegar a comprender al principio pero a lo que me adapté enseguida fue la forma en la que los capítulos estaban narrados ya que de primera todo transcurre con normalidad, en el presente, pero hay ciertos capítulos en el que volvemos meses atrás para conocer otra historia más. Sí, este libro tiene otra trama, además de la principal, que se va a entrelazar de una manera perfecta con la otra. Todo encaja como las piezas de un puzle y ni siquiera te das cuenta de que todo va transcurriendo hasta colisionar. Peeeero, esto no acaba aquí ya que a su vez tenemos la historia dividida en tres partes, o tres grandes bloques que nos dan la oportunidad de leerla en distintos puntos de vista, narrados por April y Sebastian, nuestros protagonistas. Poder vivir cada parte con el uno y el otro ha sido una experiencia única porque son tan diferentes pero a la vez tan iguales entre ellos que ambos eran capaces de aportar mil cosas a la historia y enriquecerla de una forma espectacular, cada uno a su manera.

April, Sebastian y Sam son un elemento fundamental dentro de la novela y cada uno tiene su toque especial que lo hace diferente al resto de personajes que he leído últimamente y se han quedado profundamente en mi corazón y no van a salir de ahí nunca.
April, nuestra protagonista, ha experimentado muchos sentimientos en muy poco tiempo y no sabe cómo sobrellevarlos ni salir adelante. Su vida consiste en disimular y dar su mejor cara, a pesar de que todo el mundo se le cae encima, hasta que vuelve a rencontrarse con alguien que le hará ver que tiene cosas por las que luchar y que debe dar por finalizada la etapa en la que se encuentra. Este personaje, a lo largo de la historia, vamos a poder conocerlo de muchas formas distintas. Gracias a los saltos al pasado y vuelta al presente leeremos a una April más niña, ilusionada por el primer amor y todo lo que este conlleva, con sus ganas de vivir a lo grande y pensando siempre en sus mejores sueños por cumplir. Sin embargo, también veremos su parte más triste pero a la vez más fuerte, con sus desilusiones y su vivir por seguir la corriente. Esto es lo que más me ha gustado de ella, que fuera tan real como la vida misma, con una personalidad tan clara, con mucha esencia y que veamos lo mucho que va evolucionando con el paso de las páginas.
Luego tenemos a Sebastian, uno de los chicos de la novela, quien, al igual que April, tiene sus propios problemas personales que está intentado ahuyentar sin éxito. Peeeero todo cambia cuando en su vida vuelve a meterse April y ambos intentarán arreglarse el uno al otro, pasando por muchas cosas de por medio. Este personaje me llamó la atención desde el principio porque tiene un aura oscura distinta al típico cliché de siempre que no sé muy cómo explicar. Me ha ido enamorando más y más conforme la historia avanzaba e iba descubriendo pequeños detalles que tocan el corazón, sobre todo, cuando la trama se iba entrelazando con ciertas cosas que ya sabíamos anteriormente. Tiene una personalidad arrolladora e intensa aunque lo que más me ha gustado es poder leer su perspectiva y ver como sus sentimientos van cambiando poco a poco y el chico de hielo se iba derritiendo.
Y por último, tenemos a Sam, el chico enamorado hasta las trancas de April y de quien ella también lo está. De él no tenemos perspectiva narrada por lo que sabemos muy pocos detalles de su vida más allá de lo que nos cuentan April y un poco Sebastian. Sin embargo, con lo poco que tenemos es suficiente para cogerle un cariño tremendo y enamorarte (menos que con Sebastian pero bueno jejeje), sobre todo, por ese alma tan buena y dedicada que tiene. Tiene unos toques muy ingeniosos y los diálogos en los que se juntan él y April, divagando y contándose cosas al azar, son de lo mejor.


Y me di cuenta de que no era el caso, de que estaba enamorada de ti como sólo se puede estar una vez en la vida, una tarde apoyada en tu pecho mientras leíamos un libro juntos. Cuando cerré los ojos para escuchar como narrabas la historia, tuve la certeza de que era el mejor momento de mi vida. No necesitaba nada más. Tus dedos acariciando mi brazo. Tus labios haciendo lo mismo con el lóbulo de la oreja. Tu pelo haciéndome cosquillas en la mejilla, Tu voz. Tu olor. Tú.


Ya lo dije en todas mis redes sociales: 'No quiero que esta historia se acabe nunca', y es que casi seiscientas páginas nunca van a ser suficientes para saciar mis ganas de saber mucho más. La autora ha sido capaz de crear un mundo real a parte del nuestro en el que me quedaría eternamente; y es cruel sí, pero al mismo tiempo te ves envuelta en las cosas más bonitas y maravillosa que tiene la vida como lo son las segundas oportunidades y el crecer como personas junto a otras que merecen mucho la pena conocer más a fondo. Además, la relación que ha imaginado Alexandra Roma para los personajes es apoteósica en todos los sentidos. Sufrida, romántica, cercana, fuerte, sana, real y un sinfín de adjetivos más que describirían lo mucho, mucho, mucho, mucho que me ha gustado ir viendo cómo se desarrollaba poco a poco hasta explosionar. Esta novela lo tiene todo para mí. Una buena historia que me ha hecho reír y llorar, unos personajes bien construidos que dejan una huella enorme, una pluma maravillosa y única y unas enseñanzas para reflexionar y llevar a cabo todos los días de tu vida.

Y por último (dejando ya las parrafadas), el final del libro es algo que esperaba con ansías pero a la vez quería rehuir por todos los medios, aunque era inevitable que llegara el momento. La forma de acabar que tiene esta novela para mí es perfecta, no le hace falta nada más, ni siquiera un segundo libro (en realidad siiiii) y es que todo queda tan bien hilado y atado que no pude imaginar algo mejor para dar por finalizada esta increíble historia.

En definitiva, Hasta que el viento te devuelva la sonrisa es un libro que se ha convertido en uno de mis favoritos de la vida y que no pararé de recomendar leer hasta mi último día porque cada punto, coma, palabra, personaje, trama... merece y debe ser leído por todo el mundo, sin excepciones. Y no me olvidaré nunca, nunca, de recordar que la pluma de Alexandra Roma es lo que ha hecho que me enamore aún más de la literatura.

Aish, la inmensa alegría de poner esta nota a un libro *-*
¿Habéis leído a Alexandra Roma alguna vez? ¿Os llama? 😍😍
¡Dejadme un comentario y os leo! 💗💗


Sebastian y sus labios curvados. Sebastian y esa sonrisa que brillaba más que toda la ciudad iluminada. Sebastian en estado puro sin esa máscara que llevaba permanentemente.
—¿Lo ves? Mi risa sigue siendo contagiosa para ti.
—Nunca lo he negado.